Aviones mas grandes y más eficientes cuando vuelan

egún el informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), se espera que la demanda mundial y la frecuencia de los viajes aumenten en un 3,5% anualmente y se prevé que el transporte aéreo pase de los 3.800 millones de viajeros que hubo en 2016, a más de 8.200 millones en 2037.

Aviones y su potencial para llegar a ser mejores.

Los expertos de AirHelp analizan las nuevas tecnologías que van a sacudir el futuro de los viajes aéreos...

Los asistentes de aeropuerto robóticos son un recurso cada vez más común: ayudan a moverse con mayor facilidad entre la multitud que hay en un aeropuerto y, al mismo tiempo, a mantener un registro de la información de los vuelos.

En un esfuerzo por aliviar el abrumador aumento del tráfico aeroportuario, muchos aeropuertos cuentan ya con robots ‘contratados’ que están listos para guiar al viajero hasta el mostrador de facturación y proporcionarle toda la información necesaria sobre la puerta de embarque y el vuelo, desde el primer momento en el que este entra en el aeropuerto.

Agilizan la experiencia de facturación, eliminan las colas y hacen que los aeropuertos sean más eficientes. Actualmente este recurso está disponible en los aeropuertos de Taoyuan, Incheon y Munich. Los robots de la aerolínea holandesa KLM ‘Care E’ van un paso más allá: no sólo guían a los viajeros por el aeropuerto, sino que también llevan su equipaje.

La biometría está en camino de reemplazar por completo la necesidad de controles manuales de identidad. Es un hecho que las interminables colas en el mostrador de facturación, el control fronterizo, las tiendas libres de impuestos y la puerta de embarque pueden acabar con el espíritu festivo de cada viaje.

Además, los retrasos y las cancelaciones de vuelos pueden aumentar aún más la confusión: si alguien tiene que viajar un viernes, es posible que tenga que soportar el hecho de que 3 de cada 10 vuelos se retrasen en el aeropuerto, lo que hace que el viernes sea el peor día de la semana para viajar.

A diferencia del viernes, es probable que los martes proporcionen una experiencia de facturación más tranquila, ya que es el mejor día para viajar con salida y llegada de vuelos con una tasa de puntualidad del 75%.

Con la introducción de la biometría, como ya empiezan a hacer algunas compañías, las largas colas podrían pasar a la historia. Llegará un momento en el que ya no se tendrá que demostrar la identidad de cada persona: con la avanzada tecnología de reconocimiento se podrá pasar automáticamente todos los controles y se permitirá entrar en un avión sin tener que mostrar nunca el pasaporte ni la tarjeta de embarque.

Mientras el viajero se encuentre en la lista de pasajeros y no tenga restricciones de salida, sus rasgos biológicos únicos, como el iris y las huellas dactilares, serán suficientes para probar su identidad al personal de aduanas y de la aerolínea.

Johnny Quach, CPO de AirHelp, predice que en pocos años habrá una gran plataforma que incorporará muchas tecnologías nuevas, incluyendo tecnología de reconocimiento avanzada, blockchain, inteligencia artificial, realidad aumentada y realidad virtual, que tendrán como resultado una transformación en toda la industria.

La implementación de la tecnología RA en la industria del transporte aéreo tiene un gran potencial; por ejemplo, los viajeros pueden navegar a través del aeropuerto de manera más eficiente utilizando una interfaz RA en su teléfono o a través de gafas inteligentes. El personal del aeropuerto también puede utilizar la tecnología RA para verificar fácilmente la identidad de un pasajero y evaluar el tamaño y peso de su equipaje.

Del mismo modo, la RV también puede mejorar la experiencia de viajar en avión: gracias a la realidad virtual los pasajeros pueden mantenerse entretenidos durante horas. La RV tiene el potencial de cambiar totalmente el entretenimiento durante el vuelo tal y como lo conocemos actualmente.

Puede que todavía no exista el teletransporte, pero el transporte aéreo acelerado ya está en camino de ser lo más cercano que habrá a un viaje instantáneo. Ya es posible imaginar el paso de estar en el vuelo sin escalas más largo del mundo (de Singapur a Nueva York, que dura 19 horas) a poder reducir el tiempo de este viaje a solo 9 horas. Seguro que habría una gran diferencia.

Los vuelos de largo recorrido son agotadores, además, son los más propensos a sufrir retrasos. Según el estudio de AirHelp, más del 50% de todos los vuelos de larga distancia tienen un retraso de al menos 15 minutos o son cancelados.

La industria de aviación actual ya ha implementado un sistema de piloto automático parcial y es solo cuestión de tiempo, antes incluso de lo pensado, de que se pase a la automatización completa de la cabina.

Comments


EmoticonEmoticon